El anuncio del día

Una ayuda para encontrar ese tema que te faltaba...

Búsqueda personalizada

Un homenaje a La Plata - Video

++

++

Destacadas!!!

Cargando...

11/4/1932: La mañana que cayeron cenizas



Apostillas platenses



Extraña mañana de 1932

Por Roberto G. Abrodos (*)
especial para Agencia NOVA.


***
Quiero retrotraerme al año 1932. Aquel año fue muy particular para la ciudad y muy recordado, es que la capital cumplía sus primeros y jóvenes 50 años de vida, la ciudad de Rocha después de pasar por distintas etapas en su progreso finalmente se consolidaba.

Este hecho fue de por sí significativo, pero voy a hacer referencia a una brumosa mañana que amaneció muy extraña en nuestra ciudad y toda su zona de influencia.

Pero vamos a situarnos en lo que era aquella época. Ciudad tranquila la de aquellos años, yo sé que alguien nos está leyendo y recuerda aquel año, a mí me hubiera gustado estar con mi máquina fotográfica de hoy, sé que es imposible, pero me hubiera gustado.

Aquella ciudad era más baja, hay fotos que reflejan fielmente el ritmo más pausado con sus tranvías.

El diario El Día informaba a la población y por primera vez adoptaba el recurso de publicar palabras cruzadas e historietas, éstas últimas tuvieron mucha aceptación e impusieron la conveniencia de agregar nuevas expresiones similares.

También estaba el desaparecido diario El Argentino, que estoy seguro que muchos recuerdan.

Los frigoríficos en plenas tareas, el Armour y el Swift, dándole trabajo a tanta gente, imponiendo el ritmo y dándole vida en cada quincena a Berisso y Ensenada, con sus fabriqueras con sus blancos guardapolvos, qué vida que daba el trabajo ¿Verdad? Y la Hilandería ¿La recuerdan?, ¡Qué tiempos!.

Yo tenía un amigo que trabajaba en el Swift, y me contaba que para la época de la guerra de Vietnam se enlataban productos que integraban parte del vivaque del soldado norteamericano.

Los platenses conocen el cine Astro, recientemente inaugurado en 48 entre 7 y 8, por Agustín Lombarda. ¡Cuántos gratos momentos a muchos de ustedes les ha deparado! Tal vez la primera salida con el que hoy es su marido, alguna película que les dejó una gran emoción, actualmente en ese sitio hay un paseo de compras muy paquete y si prestan atención, al fondo hay una foto del cine y teatro.

Otro hecho saliente, es la inauguración en 6 y 50 del obelisco platense, que recuerda a los profesionales que intervinieron en el trazado de la ciudad.

Pero la mañana a la que hago referencia, es la del 11 de abril de 1932 que amaneció muy brumosa.
Todos miraban hacia el cielo buscando una explicación, en aquellas primeras horas el fenómeno tan extraño que estaba ocurriendo concitaba la atención de todos.

Una lenta, muy lenta lluvia, pero no era lluvia. En esa fresca mañana de otoño los que se dirigían a sus trabajos comprobaron que no era nieve como parecía en un primer momento.

Algunos extremistas comentaban: "Es el fin del mundo". Lo cierto es que toda la ciudad estaba teñida con ese manto que descendía silenciosamente y que todo lo cubría, ese manto gris blanquecino que daba a la ciudad una inusitada fisonomía.

¿De qué se trataba? ¿De dónde procedía esta peculiar "lluvia"? Con el paso de las horas todo se fue aclarando: se trataba de cenizas originadas por la erupción de un volcán.

Pero ¿Un volcán estando nosotros en el llano? En verdad, durante toda la jornada fue el comentario de todos y no era para menos, las fotos de ese día muestran la ciudad cubierta por una delgada capa blanca sólo quebrada por las huellas de los autos y mateos.

Los diarios de la época dieron amplia difusión al fenómeno, y distintos medios registraron el paso de las cenizas por Río Grande y Asunción del Paraguay, arribando a Río de Janeiro el 15 de abril.

Una erupción en la lejana Cordillera de los Andes del volcán Quizapú, integrante de un conjunto de volcanes mayores conocido como Grupo del Descabezado muy cerca de Mendoza, la tierra del buen sol y del buen vino.

La caída persistió en la ciudad por 34 horas. El espesor de la capa varió entre dos y tres milímetros. Años más tarde, científicos del observatorio local llegaron a la conclusión que nuestra ciudad había recibido entre 102 y 126 toneladas de material volcánico por kilómetro. Mineralógicamente estaba compuesto por trizas de vidrio volcánico, incoloras.

A pesar de los casi 12 mil kilómetros que nos separan de la zona, la mayor parte de los materiales finos que componían la columna de más de 13 kilómetros de altura fueron transportados y dispersados por el viento pampero hacia el este con una velocidad promedio de 60 kilómetros por hora, llegando entre las 4.30 y 6 de la madrugada del 11 de abril a las zonas de Buenos Aires y La Plata.

La erupción había comenzado el 9 de abril durante el mediodía chileno, alcanzando su punto máximo entre los días 10 y 11.

La anécdota perduró en el tiempo y las amas de casa le dieron en aquella época un singular uso: lo juntaban y lo utilizaban como polvo limpiador de ollas y cocinas, seguramente nuestro museo de Ciencias Naturales tendrá muestras y también he sabido que en ciertas zonas de la provincia, excavando, se puede encontrar el rastro de la ceniza.


(*) Fundador de La Plata la Ciudad Mágica
www.laplatamagica.com.ar

Conductor de "Noticias de Historia de La Plata"
Lunes de 17 a 19 por FM Récord 106.7
www.fmradiorecord.com.ar

Miembro de la Asociación Amigos del Museo y Archivo Dardo Rocha
www.amigosmuseorocha.com.ar

Columnista de "Panorama de Radio"
Sábados de 7 a 10 por FM Platense 89.9
www.panoramaderadio.com.ar

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada